Copyright

Copyright

30 dic. 2009

DELIRIO



Entre destellos dorados
Lenta la tarde se iba
A lo lejos la neblina
Envolvía la colina
Con su sayal acerado
Y la brisa que llegaba
Silenciosa desde el páramo
Retozaba con las hojas
Desprendidas del álamo

Aturdida la nostalgia
Mis recuerdos envolvía
Y a pesar de la distancia
Junto a mi yo te sentía

Nada el silencio rompía
Solo el murmullo lejano
De una dulce melodía
Que el viento sin compasión
Hasta mi lado traía
Dejando en el corazón
La triste resignación
Por un amor que moría

El alma se estremecía
Con recuerdos encharcados
Y el corazón prisionero
De mi amor y de tus miedos
Delirante se perdía
Entre inflamados anhelos

19 dic. 2009

SOY DUDA


Soy amarga incertidumbre
Duda, angustia y temor
Ignoro por qué estoy en el mundo
Y cual es en él mi misión

¿Existo realmente en la vida?
¿No seré, solo, una ilusión?
Quizá solo sea el reflejo
De alguien que ya existió

Si el destino está marcado
Si lo que ha de ser será
¿De que sirve entonces luchar
Si nada lo hará cambiar?

Dicen que Dios existe
Que desde siempre ha existido
Y yo con mis dudas a cuestas
Ando buscando respuestas
Que den a mi vida sentido

Al borde de la locura
Ya no quiero pensar más
Me aterra morir para siempre
Y me angustia la eternidad


15 dic. 2009

HUYE LA TARDE



La tarde huye
Con desagrado
Pisoteando
Rayos dorados
Y entre reflejos
De azul violado
Las nubes tejen
Su desamparo

Tiembla la noche
Llora la luna
Por el silencio
Que las tortura
Y en el derroche
De esta amargura
Cubren de plata
Su desventura

En la colina
Cantan los grillos
El aire huele
A verde tomillo
Y en la nostalgia
De los sentidos
Un dulce sueño
Queda prendido

28 nov. 2009

LA FIGURA - Soneto

----Soneto----

Fascinado quedó el joven letrado
Contemplando gozoso la figura
Que luciendo desnuda su hermosura
Sonreía con gesto desmayado

Un suspiro voló sobre la estancia
Embriagando de sueños los sentidos
Y avivando recuerdos escondidos
En un alma vestida de arrogancia

En intento de amor desesperado
Se abrazó con ardor a la figura
Y el abrazo fue tan acalorado

Que la cera deshizo en su apretura
Y de cera cubierto avergonzado
Escapó maldiciendo su locura


21 nov. 2009

AVANCES DE LA CIENCIA



Como adelantan las ciencias
Mi querido D. Manuel
Antes lo sentimientos y anhelos
Nacían en el corazón
El cerebro los recogia
Y los ponía en acción

Ahora la humanidad
Acorde con los nuevos tiempos
Mimetiza sentimientos
Y se está robotizando
Habiendo cambiado el cerebro
Por una placa de ordenador
Y hay un disco duro en el pecho
Donde había un corazón

Las alegrías y penas
Ilusiones y esperanzas
Que eran nuestras y de nadie más
Se archivan ahora en carpetas
Que se pueden clasificar
Y según lo que convenga
Se borran, se actualizan
Y hasta se suelen intercambiar

En el disco duro instalados
Se encuentran muchos programas
Algunos muy necesarios
En la vida cotidiana

Mire Vd. D. Manuel
Un programa interesante
Y que todos debieran tener
Es el llamado “dos caras”
Necesario para navegar seguros
Sin contratiempos ni trabas

También es muy importante
Para mejor funcionar
Otro llamado “astucia”
Que es un programa llave
Muy fácil de utilizar
Con el que se tiene acceso
A muchos programas más

No hay que dejar olvidado
Un buen compresor de archivos
Que algunos es necesario
Tenerlos bien comprimidos
Sobre todo los llamados
“Tolerancia, humildad
y compasión”
No vayan a desbordarse
Y ralenticen el ordenador

Y cómo no D, Manuel
Algo muy esencial
Sin lo que un ordenador
Nunca debe trabajar
Un buen y potente antivirus
No vaya a ser que se cuele
Uno de los más dañinos
El virus llamado “conciencia”
Para el cual una vacuna
No ha conseguido aún la ciencia

Ya lo sabe D, Manuel
Póngase al día
Cuide bien su ordenador
Instale lo necesario
Para un rendimiento mejor
Mas no instale programas sensibles
Románticos o de amor
Pues suelen causar problemas
Y el disco duro con ellos
Se bloquea y funciona peor

Los avances de la ciencia
No se pueden detener
Son las cosas de la vida
¡Vivir para ver D. Manuel!


LA ORACIÓN



Como quisiera Señor poder sentir
En mi espíritu la paz de tu presencia
Y de tu inmenso amor yo conseguir
Tu magnánima indulgencia

En un dulce crepúsculo sin luna
Descansar mi alma en tu regazo
Y olvidando los sangrientos aletazos
Adentrarme en tus mares de ternura

Como quisiera Señor un gesto tuyo
Liberándome de oscuros pensamientos
Y una luz que en la sombra del orgullo
Clarifique la semilla que en el barro
Ha nacido de un amargo sentimiento

Tú que vienes Señor del infinito
Y que brillas disipando los reproches
Suaviza el rigor de mi destino
Y aplaca la tormenta de mis noches

12 nov. 2009

LA NIÑA SE DESPOSA - Sonetillo

----Sonetillo----

La suave luz que acrisola
El ventanal empañado
Dota al cabello dorado
De una radiante aureola

A través de los cristales
Dulce rostro que fascina
Débilmente se adivina
Junto al sayal de esponsales

La niña hoy se desposa
Con un joven caballero
Su carita candorosa

Reluce como un lucero
Y sonríe ruborosa
Soñando con el “si quiero”

8 nov. 2009

EL MUÑECO Y EL TROMPÓN

---Poema para niños---

Mi papá me ha regalado
Una cuerda y un trompón
De colores muy brillantes
Verde, amarillo y marrón
Y a mi hermanita pequeña
Un muñecote pepón
Con los brazos de serrín
Y la cara de cartón
Que llora y hace pipí
Cuando aprietas un botón

Hoy al parque mi mamá
Nos ha llevado a los dos
Yo me he divertido mucho
Haciendo girar el trompón
Y mi hermana muy feliz
Con su muñeco pepón
Lo llevaba en la sillita
Y le daba el biberón
Qué bien nos lo hemos pasado
Jugando en el parque los dos
Mi hermana con su muñeco
De serrín y de cartón
Y yo con mi nuevo trompón
Verde, amarillo y marrón

2 nov. 2009

LA BICICLETA - Recuerdos de mi niñez


Había terminado el curso y empezado las vacaciones de verano y yo ya estaba ansiosa por ir al pueblo de mis abuelos donde me reencontraría con mis amigas, a las que hacía un año que no veía y también, por qué no decirlo, con mi amor platónico, pero para mi desgracia parecía que, al menos por el momento, eso no iba a ser posible.

Mis padres habían sido invitados por unos amigos, a pasar unos días con ellos en un pueblecito de La Rioja. Solo serán ocho días me dijo mi madre al ver que yo fruncía el ceño al comunicármelo y luego, al igual que todos los años, iremos a nuestro pueblo y pasarás allí el resto del verano. Yo protesté enérgicamente y pedí que me dejaran a mi con mis abuelos y con mi hermana que se había quedado con ellos, pero todo fue inútil y sin ninguna gana y refunfuñando empecé a preparar la maleta.

Ya en el viaje yo seguía seria y sin decir palabra. Mi madre me miraba de reojo y pensando, seguramente, que lo mejor sería no hacerme caso, se dedico a conversar con mi padre, sin prestarme la mínima atención.

Llegamos al pueblo al mediodía, con un sol de justicia, donde se achicharraban hasta las moscas. Nos estaban esperando Alberto y Lucía, que así se llamaban los amigos de mis padres y después de los consabidos saludos, nos encaminamos hacia su casa.

Yo me sentía muy mal anímicamente, si ya el hecho de pasar esos ocho días alejada de mis amigas, a las que tenía grandes deseos de ver, me deprimía, ese sentimiento se iba acrecentando a medida que íbamos hacia la casa. No me gustaba nada este pueblo; las viviendas eran bloques de 3 ó 4 pisos, con comercios en los bajos y las calles estaban asfaltadas y no adoquinadas como en mi pueblo y aquello mas que un pueblo parecía un barrio cualquiera de una ciudad.

Llegamos a la casa y después de acomodarnos en las habitaciones que nos habían destinado, nos aseamos y pasamos al comedor para degustar la sabrosa comida que nos habían preparado. Yo con el ceño fruncido, comía en silencio, sin decir palabra, cosa que a mis padres les dejaba fríos, pues ya conocían esta reacción mía cuando no conseguía lo que quería. En la sobremesa, mientras mis padres y sus amigos conversaban animadamente, yo miraba la televisión sin mayor interés, muy seria y callada como una muerta, hasta que Lucía se percató de ello y dando por hecho que mi actitud era debida a que con gente mayor me aburría, muy amablemente me dijo….tengo una sobrina de tu edad, muy alegre y simpática, mañana la llamo para que salga contigo, verás que bien lo vais a pasar.... Hice una mueca que quería ser una sonrisa y seguí mirando la televisión sin decir nada y pensando en lo que estarían haciendo mis amigas. Al cabo de un rato, harta ya de la televisión, mi interés se centró en unos tebeos que había comprado un poco antes de emprender el viaje y así fui pasando la tarde, hasta que llegó la noche y sin cenar, solo con un vaso de leche que Lucía se empeño en que tomara, me fui a la cama.

El viaje sumado al aburrimiento hizo que me durmiera pronto, aunque pasé una noche bastante inquieta y no descansé bien. Por la mañana, al contrario que en mi pueblo que me despertaba oyendo el gorjeo de los pájaros y el cacareo de las gallinas, me desperté con el vocerío de las gentes y el ruido de los coches y eso unido a que no había dormido bien, hizo que empezara el día de bastante mal humor.

A media mañana Lucía, tal como me había prometido, llegó con una niña, mas o menos de mi edad y me dijo….mira esta es mi sobrina, se llama Esther, espero que seáis buenas amigas.... La verdad es que nada más verla me cayó muy bien, tenía la cara llena de pecas, unos ojos muy vivos y de mirada muy pícara y una amplia sonrisa. El sentimiento fue mutuo, pues al momento me di cuenta que yo también le había causado una buena impresión. Me comentó que tenía un grupo de amigos, niños y niñas, muy divertidos y lo pasaban muy bien y de seguro que yo también me iba a divertir mucho con ellos. Todos me recibieron con gran simpatía y me hablaban y trataban como si me conocieran de toda la vida, lo que hizo que me sintiera muy a gusto y me olvidara, al menos por el momento, que no estaba con mis amigas de siempre.

Pasaron varios días y yo, al contrario de lo que había supuesto cuando llegué, me lo estaba pasando muy bien. Todas las mañanas, Esther y el resto del grupo, como si fuera un rito, tenían por costumbre ir a nadar a la presa y como estaba en las afueras del pueblo, lo hacían en bicicleta. Yo no sabía montar en bici y por tanto me llevaban de paquete, alternándose entre ellos. Esta situación me hacía sentir un poco mal y un día les pedí que me enseñaran a montar. Me sujetaron la bicicleta, me subí a ella, empecé a pedalear y lentamente fui avanzando unos metros. Entusiasmada pedí (igual que los toreros) que me dejaran sola, así lo hicieron y con gran sorpresa de todos seguí, aunque un poco tambaleante, circulando sin problema. Estaba eufórica, esto es muy fácil, pensaba, y pedaleando con gran entusiasmo me encaminé hacia el pueblo, seguida de todo el grupo que rápidamente montaron en sus bicis y vinieron tras de mi.

Llegué por fin al pueblo, con todo el séquito detrás y enfilé por una calle que no conocía, pero eso no me importaba, la cuestión era seguir pedaleando. Era una calle larga y estrecha con una pequeña pendiente que por momentos se iba haciendo más pronunciada, debido a lo cual la bicicleta iba cogiendo más velocidad. Me entró un poco de miedo y apreté el freno para aminorar la marcha y entonces el miedo se convirtió en pánico, al ver que el freno no funcionaba. Muy nerviosa dejé de pedalear mientras la bicicleta seguía a toda pastilla. Menos mal que no hay gente, pensé, pero en mala hora lo pensé, pues en aquel mismo momento vi a una mujer que se disponía a cruzar la calle y aunque yo la gritaba tratando de advertirla no se percato de mi presencia y mucho menos de que iba sin frenos, entonces al llegar junto a ella, para no atropellarla, no se me ocurrió otra cosa que empujarla con la mano para apartarla de mi camino, lo que hizo que la buena mujer diera con sus posaderas en el suelo. Muy enfadada empezó a insultarme pero solo acerté a oír las últimas palabras “cona” de lo que deduje que las primeras habían sido “mari”.

Aquello parecía la vuelta ciclista, yo a la cabeza y todo el pelotón detrás diciéndome a voz en grito algo que no entendía, pues lo hacían todos a la vez. Al llegar a una parte en que la calle se estrechaba aún más, tuve la genial idea, para aminorar la velocidad, de utilizar el brazo como freno, arrimándolo a la pared, lo que me dejó el brazo lleno de rasponazos pero sin conseguir mi objetivo.

No sabía qué hacer, salvo dejar de pedalear y aguantar el tipo tratando de no caerme, con la esperanza de que la bicicleta en algún momento se parara, pues ya la calle había dejado de ser pendiente. De pronto creí ver la solución. Casi al final de la calle junto a la acera, había varios fardos de hierba bien amontonados, que al parecer acababan de descargar y debían de estar a la espera de ser guardados y entonces me dije “Elenita, ahora o nunca”. Dirigí la bicicleta hacia esos fardos y dejé que chocara contra ellos. Se tronchó la rueda delantera, se torció el manillar y yo reboté sobre los fardos que por ser de hierba fresca, amortiguaron muy bien el golpe. De momento quedé un poco conmocionada, pero más por el susto que por el golpe, pues como digo, los fardos de hierba fueron casi como un colchón. No sé si por el griterío de mis amigos, que se asustaron muchísimo o por el revuelo que se armó, el caso es que el dueño de los fardos se presentó al momento y al ver varios de los fardos deshechos, con la hierba esparcida por la acera y la calzada, montó en cólera, pero al verme a mí con la bicicleta caída sobre ellos, pasó de la cólera a la preocupación, quizá pensando que él podría haber sido el causante del accidente, al no retirar a tiempo los fardos. Por supuesto que ni a mí ni a nadie del grupo, se nos ocurrió sacarle de su error.

Yo aunque me sentía aliviada por el “feliz” aterrizaje, estaba avergonzada por el revuelo que había armado y muy agobiada porque había destrozado una bicicleta que no era mía, pero para mi asombro, la dueña de la bici estaba encantada, pues decía que era ya muy vieja y de esa forma le comprarían otra.

Como en los pueblos las noticias, por simples que sean, vuelan, cuando llegué a la casa, mis padres y sus amigos, al igual que todo el pueblo, ya se habían enterado. Mi madre estaba enojadísima… pero hija, me decía, contigo no ganamos para sustos y además en todos los sitios tienes que dar la nota, un día te caes de una encina, otro montas un escándalo durante la misa de difuntos en el cementerio porque te pica una avispa, y otro en el casino, casi tiras la puerta del aseo abajo con golpes y patadas, porque te has quedado encerrada y así un día tras otro, a ver hija cuando te cansas de montar numeritos….

Yo trataba de justificarme y miraba a mi padre buscando, como hacia siempre, que me defendiera. Papá dile que no es mi culpa, pues yo no sabía que la bici no tenía frenos y tampoco fue mi culpa que se rompiera la rama de la encina, ni que una avispa se enredara en mis trenzas o que la puerta del aseo se atrancara, es que me persigue la mala suerte. Mi padre poniendo cara de “póker” para esconder la risa asentía con la cabeza.

Mi madre seguía y seguía regañándome mientras me curaba las magulladuras del brazo, pero yo ni la oía, estaba muy orgullosa de mi misma. Había aprendido a montar en bici en un día y además en una bici sin frenos, eso a mis doce años me parecía una gran hazaña. Que ganas tenía de ir a mi pueblo y contárselo a mis amigas, ahora solo faltaba camelar a mis padres para que me compraran una, aunque con la que me estaba cayendo……, pero tenía a mi padre, que siempre me cubría en mis travesuras y seguro que con su ayuda lo conseguiría, pero eso si, tendría que ser una bicicleta con unos buenos frenos.

Después de todo, mi odisea no había terminado del todo mal y como dijo alguien, bien está lo que bien acaba

Ese año no conseguí la bicicleta, pero pude lucirme en mi pueblo ante mis amigas (y por supuesto ante mi amor platónico) con una bicicleta alquilada. Al año siguiente conseguí que me compraran una.



1 nov. 2009

EL CAMPOSANTO

Hoy, día en España de obligada visita a los cementerios, no podía faltar mi poema dedicado a ellos


Tienen los cementerios algo que me atrae y me fascina. Quizá su romántico halo de misterio o tal vez la dulce paz que me transmiten cuando camino entre sus tumbas contemplando los panteones, algunos muy hermosos , expresando en sus bellas formas una amargura y desolación majestuosa.


Me atraen sobre todo los cementerios de los pueblos, que suelen estar en lo alto de una colina como queriendo alcanzar el cielo, con sus sencillas tumbas en la misma tierra, recordándonos que pertenecemos a ella y a ella hemos de volver, tumbas custodiadas por hileras de cipreses que se mecen lánguidamente empujados por el viento, un viento que a veces parece hablar con las ramas y otras entonar un triste y melancólico canto.

Es tal el magnetismo que me producen los cementerios, que me gusta pasear por ellos, en silencio, sin pensar en nada, sintiendo que es un hermoso y plácido lugar para dormir el sueño eterno.


Tu romántica nostalgia
Hacia ti encamina mis pasos
Hechizándome la asonancia
De tus suspiros y llantos
Y apartando los silencios
Por tus dominios avanzo
Escuchando solo al viento
Que con su trémulo canto
Pinta arpegios cenicientos
En la faz del camposanto

Nada pienso…nada digo
Voy tras los rayos de sol
Que en el prado del dolor
De oro cubren los caminos
De sueños que yacen rotos
Por el juego del destino
Y junto a sombras de olvido
Vago aspirando aromas
De los recuerdos cautivos

Allá en la tierra de nadie
Allá en la tierra de todos
Mi sitio me está esperando
Para cubrirlo de flores
Para cubrirlo de llanto
Allí donde la pradera
Borda de duelo su manto
Allí donde a la pradera
Se la llama camposanto


HAIKUS



Lluvia temprana
Con aroma de frutas

Saluda al alba


&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&




Se quiebra el cielo
Ángeles etéreos
Mudan sus alas


&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&




Nace una estrella
Entre nubes de fuego
La luna espera


&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&




Ruidos ocultos
Mil ojos al acecho
El miedo ataca
-----
Ruge el silencio
Centinelas del viento
Mecen los sueños
&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

31 oct. 2009

VOLVERÁS



Te has ido
Pero sé que volverás un día
Regresaras con la brisa al alba
Limpia y renovada el alma
Como árbol que renace con la lluvia

Vagarás tras la huella de mis pasos
Siguiendo el eco de mi voz en el viento
Tu corazón cansado y sin aliento
Buscará refugio entre mis brazos

Te has ido
Pero sé que volverás un día
Volverás cuando el intenso frío
De las noches calladas te atormente
Cuando sientas que el pecho se te rompe
Por el grito afligido del olvido

Volverás… más solo serás un rostro
Entre la niebla perdido
Apenas un simple recuerdo
Como un sueño aún dormido

Volverás….como animal desvalido
Pero ya será tarde
Como bruma que se diluye en el aire
Yo…en silencio, me habré ido


25 oct. 2009

HOSPITAL



Allí, en la estancia fría y acerada
Deambulan frágiles estampas olvidadas
Entre suspiros ahogados
Y sueños confusos y acorazados

Gélidas palomas de mármol blanco
Indiferentes al dolor y al llanto
Misteriosas gravitan por el aire
Amasando cuerpos de tierra y asfalto
Con sus abyectas manos de alambre

Rumores de gemidos y lamentos
Taladran la noche persistentes
Irrumpiendo fantasmas en la mente
Y clavándose en el alma el desaliento

Agazapada en la sombra
Y envuelta en su tela de araña
Cual dañina y venenosa cobra
Acecha sutilmente la guadaña


24 oct. 2009

LA SÚPLICA



Donde estas Señor que no te hallo
Por abismos oscuros y perdidos
Como guerrero vencido
Yo te llamo

Errores de ayer hoy me flagelan
Y coronan de espinas mis recuerdos
Triunfantes de mi mente se apoderan
Y entre cirios de alabastro
El cadáver de mi alma velan

Donde estas Señor que no te hallo
Ante ti yo caigo y me levanto
Junto a suspiros y llantos
Yo te llamo

A veces tu imagen luminosa
En las sombras yo adivino
Pero el filo de la noche tenebrosa
Decapita la llama temblorosa
Dejando a oscuras mi camino

Donde estas Señor que no te hallo
Con el corazón doliente
Extiendo hacia ti mis manos
Y en grito clamoroso y ferviente
Yo te llamo


12 oct. 2009

LA MOSCA



Mosca tonta y pesada
Deja ya de molestar
No te cebes en mi cuerpo
Con tu aguijón infernal

Pesada porque no cejas
En tu empeño de picar
A pesar de que mi mano
Una vez y otra vez más
Te espanta hacia otro lugar

Y tonta porque no sabes
Que no me puedes ganar
Pues con un golpe certero
Puedo tu cuerpo aplastar
Y terminar para siempre
Con tu apetito voraz

Y si ya no te he aplastado
No creas que es por piedad
Sino porque me repugna
Que tu negro cuerpo pueda
Pegado al mío quedar

Pero no te aproveches más
Pues aunque es muy grande el asco
Que espachurrarte me da
Tu antipática presencia
Va agotando mi paciencia
Y empezándome a irritar
Y aunque tú, insecto inmundo
Me repugnas por demás
Si sigues dando el latazo
Yo te puedo asegurar
Que de un certero plastazo
Ya no te vas a librar

QUÉ SON MAMI


---poema para niños---

Qué son mami, aquellas luces,
Que si la noche esta clara
Allá, en el cielo relucen
Como chispitas de plata

Son lágrimas, hijo mío
Pero las dicen estrellas
Lágrimas de muchos niños
Que sufren y lloran penas
Que el viento llevo soplando
Y con hilos de cristal las hadas
De las nubes han colgado

Y que es mami, aquel lucero
Que con su cara amarilla
Unas veces me sonríe
Y otras con pena me mira

A ese lucero brillante
La gente le dice luna
Pero es un espejo gigante
De plata en la empuñadura
Donde coquetas las hadas
Gustan de ver su hermosura

Yo quiero ir al cielo mami
Quiero jugar con las hadas
Y llenarme los bolsillos
De chispitas plateadas
Para dárselas a los niños
Y que las guarden muy bien
Que las cuiden con cariño
Y no las dejen perder

No vida mía
No puedes aún ir al cielo
Es muy pronto todavía
No puedes jugar con las hadas
Ni puedes ir por estrellas
De lágrimas plateadas
Tendrías que ser un ángel
De hermosas y blancas alas

Mi niño ya no serías
Y el corazón de tu mami
De pena se partiría

11 oct. 2009

VIDA DE MI VIDA



---A mi niet@ antes de nacer---

No has llegado aún al mundo
Y yo ya te amo
Hoy anhelo dulce y profundo
Y mañana sueño dorado

No sé si serás un niño
O niña seas tal vez
Pero sé que ya te quiero
Y que siempre te voy a querer
Pues eres trocito de vida
De esa otra vida que un día
Creció dentro de mi ser

Tu luz aún no ilumina
Y ya deslumbras al sol
Eres la perla divina
Que rosal o clavelina
Ha surgido del amor

No has llegado aún al mundo
Y yo ya te amo
Eres amor fecundo
Que en mi corazón anida
Con ternura y emoción
Pues eres vida de mi vida
Eres vida de esa vida
Que en mi vientre se engendró
Eres vida de esa vida
A la que vida di yo

NO HAN DEJADO DE SOÑAR



Todo el mar cabe en mis ojos
Cuando la tristeza observa el horizonte
Y en el aire palpitan aún los gozos
Que jamás el horizonte ha de alcanzar
Ocultando las nostalgias con manojos
De sueños que nunca han dejado de soñar

Fragmentos de vida que he perdido
Por los rincones del alma
Luchan por volver a deslumbrar
Y danzando sobre las luces del alba
Se pierden entre caminos de escarcha
Sucumbiendo a su propia necedad

Con sangre de estrellas plateadas
Un arcoiris voy a dibujar
Cubriendo los suspiros de la almohada
Con fragancias que han nacido renovadas
Al abrigo de la luz crepuscular
Dejando volar libre los sueños
Que nunca han dejado de soñar

4 oct. 2009

YO MORIRÉ


Yo moriré y el sol
Aún seguirá alumbrando
Aún seguirá calentando
La tierra que estoy pisando

Seguirán pasando veranos
Otoños y primaveras
Y mi cuerpo en invierno eterno
Dormirá bajo al tierra

El sonido de mi voz
Se irá perdiendo en el aire
Y el recuerdo que mi imagen
Deje grabado en las mentes
Será el de mi cuerpo yerto
Con el sayal de la muerte

Poco a poco irán muriendo
Aquellos que me conocieron
Se irá también mi recuerdo
Morirá junto con ellos

29 sept. 2009

LA PLEGARIA



A ti voy señor en mi silencio
Sin sonido trepidante de campanas
Sin olor a cera derramada
Ni ojos empañados por incienso
Con nostalgias que flotan en la nada
Mas allá del oscuro pensamiento

A ti voy señor en mi silencio
Con la paz encadenada
Y el corazón sangriento
Con cirros nublando la mirada
Y olvidados sentimientos

Cual sepulcro profanado
Por retorcidos sarmientos
Que un día no muy lejano
Con cruel ensañamiento
El sosiego de la fe estrangularon

A ti voy señor en mi silencio
Y callada te entrego el alma
Llévala junto a tu pecho
Que recobre de nuevo la calma
Y vuelva a brillar esa luz
Que radiante la iluminaba

A ti mi creador y mi Dios
A ti que eres tolerancia y amor
Y dulce consuelo para el dolor
A ti que lo eres todo… yo, que no soy nada
Hoy en silencioso fervor
Elevo con humildad mi plegaria

YO MUJER



Yo mujer
Obediente sumisa y callada
Para al amo complacer
Y si el amo está contento
Yo esclava de su harén
Y si enojado se encuentra
Yo el saco de paja
Donde pegar puntapiés

Yo mujer
Ignorante, inútil y boba
A mi amo quiero bien
Y me siento complacida
Siendo su perrito fiel

A veces, si he sido buena
De paseo me lleva él
Con una hermosa correa
Y un maravilloso arnés

Yo mujer
Soy feliz porque mi amo
Hoy contento está también
Y hasta canto de alegría
Si sonriendo me mira
Y me trata sin desdén

Algunas veces soy mala
Y hago enfadar a mi amo
Me pega, me da patadas
Y me insulta muy enojado
Pero sé que es por mi bien
Que debo aprender la lección
Debo saber que quien manda
Es mi amo….mi señor

Yo mujer
Sé que no tengo nada
Si mi amo me repudia
Me encuentro desamparada
Y aunque recibo patadas
También como de su mano
Y he de estarle agradecida
Por darme techo y comida
Por entender que a su lado
A pesar de las heridas
La vida es un gran regalo

Hoy le quiero dar las gracias
Por su amor desmesurado
Por haber hecho de mí
Un estable y feliz ser humano
Y espero que en el infierno
Tenga un sitio resevado
Y le acojan con agrado
Premiándole como merece
Mi muy queridísimo amo

20 sept. 2009

TUS MANOS



Tus manos cual mariposas
Suavemente rozaban mi piel
Yo temblando ruborosa
Buscaba en tu boca ansiosa
De su dulzura la miel

Esas manos adoradas
Habían cambiado mi ser
Sus caricias me llevaban
Entre nubes de placer
Dejando en el alma prendida
La llama de amor nacida
Del fuego de tu querer

En el hueco de tus manos
Todos mis besos guardé
Para que siempre pudieras
Un beso mío tener
Mas tus manos cual palomas
Quisieron echarse a volar
Llevando con ellas los sueños
Que juntos pudimos soñar

Y no tengo tus caricias
Y mis besos ya no están
En esas manos que un día
Hicieron mi cuerpo vibrar
En esas manos que un día
Me dieron felicidad

Ahora camino sin rumbo
Sin saber donde llegar
Y soy como un niño perdido
Que llora por su orfandad

19 sept. 2009

REFLEXIONES



Soy solamente un instante
Infinito en la distancia
Un pensamiento que vaga
Suscitando una añoranza

Un afán encadenado
A los vacíos del alma
Un suspiro desganado
Que se refugia en la nada

Soy espacio combatiente
Que aguarda la madrugada
Desgranando inútilmente
Amaneceres radiantes
Sobre una tierra mojada

Soy la memoria del tiempo
Humillándose al olvido
Y un encallado lamento
Que el viento lleva consigo

Soy la luz y la oscuridad
La llama que no se apaga
Una línea sin final
Un silencio que al cielo clama
Un soplo en la eternidad



MI BRILLANTE CABALLERO



Eres tú mi brillante caballero
De mis sueños portador
Jinete con espuelas de acero
Sobre inquieto percherón
Elevando tu estandarte al cielo
Cual guerrero vencedor

En noches serenas y claras
Desenvainas bravío la espada
Y rasgando en jirones la luna
Cubres de plata la almohada
Y enfundado en tu armadura
A galope y sin montura
Cabalgas de madrugada

Dos centellas en tus ojos
Y en el pecho un volcán de pasión
Tu cuerpo manantial de gozos
Que a sus aguas se entrega dichoso
Un corazón tembloroso
En sublime altar de adoración

Eres tú mi brillante caballero
De mi fuego el inductor
Mi ardiente y seductor arquero
Mi arrogante gladiador

5 sept. 2009

EL JUICIO FINAL



Y cuando el sol se oscurezca
Sobre la tierra cansada
Y el suspiro desfallezca
Con la nostalgia en la nada
Sabrás que llegó la hora
De las sentencias calladas
Y no servirán los llantos
Ni los gritos, ni el espanto
Ni las súplicas profanas
De arrepentidos sin ganas
Por librarse del quebranto

Y cuando se abran los cielos
Con el canto de los justos
Y se escondan tras los velos
Los sentimientos ocultos
De los que vagan con miedo
Invocando los indultos,
Sabrás que el tiempo gastado
Y de sueños desbastado
Volverá reconstruído
Glorificando el martirio
De las almas que apagadas
Relucirán con más brillo

Y no servirá implorar
Ni suplicar el perdón
La piedad no ha de llegar
Más allá de aquel lugar
Donde sentencia el clamor

Y cuando llegue el arcángel
Con su poder destructor
Anunciando con estruendo
La venida del Señor
Sabrás que ya está muy cerca
El juicio final de Dios


29 ago. 2009

DOÑA COTILLA



Hoy Doña Cotilla
Salió “pa” la iglesia
Luciendo muy tiesa
Bordada mantilla

Por la calle arriba
Camina con prisa
Pues ya las campanas
Llamaron a misa

Buen día Ramona
Saluda Cotilla
A una vieja pelona
Con cara de ardilla

Espera Cotilla
Le grita Ramona
Que yo coy contigo
Y mientras te cuento
Lo que ha sucedido

Ayer por la tarde
Me encontré con Pura
La prima segunda
Por parte de madre
De D. Luis el cura

Me contó que Juana
La tía de Loles
Esa que regenta
Un puesto de flores,
Sabía por boca
Del novio que tiene
La joven que vive
Con Petra la coja
Y que es muy amiga
De aquella que sirve
En la fonda de Rosa,
Muchacha pecosa
De ojos azules
Y pelo panocha,

Que la niña chica
De los Manzanares
Bailaba en la plaza
Con los militares
Y el padre que es “rojo”
Cogió tal enojo
Que le dio un soponcio
En medio la calle,
Y dicen que tiene
A la niña encerrada
Bajo siete llaves

Hay que ver Ramona
Las cosas que pasan
En este poblado
Yo luego te cuento
Lo que me he enterado
Del bibliotecario
Y el lío que tiene
La mujer del alcalde
Con el boticario

Y me voy corriendo
Porque tengo prisa
Que ya llego tarde
Para oír la misa

TENGO FRÍO CORAZÓN



Me gustas me susurraste al oído
Me gustas te dije yo
Y al contacto de tu mano
Se me retorció el estómago
Y el vello se me erizó

Tu pecho subía y bajaba
Llevando el ritmo alocado
De tu ardiente agitación
Y tu camisa ondulaba
Como una bandera al viento
Izada en el palo mayor

Me gustas dijiste de nuevo
Me gustas, mi voz susurró
Y me miraste a los ojos
Con marcada adoración
Y al mirarte también yo
Pegué un fuerte respingo
Al ver unos ojos bizcos
Mirando con tanta pasión

Me gustas
Dijiste otra vez con arrojo
Y en silencio quedé yo
Aquellos ojos birojos
Que rezumaban pasión
Helaron la sangre en mis venas
Y estrangularon sin pena
La ferviente adoración

Tú aguardabas mimoso
Mis dulces palabras de amor
Pero al mirarte a los ojos
Y ver la escorada mirada
Que escapaba a mi control
No mas acerté a decir
¡Tengo frío corazón!

26 ago. 2009

EL BANCO



Tantos años de mi alejado
Y hoy a tu lado estoy
Mi viejo banco de antaño
Gastado y descolorido
Bajo el frondoso castaño
Entre hojarasca escondido

Al mirarte los recuerdos
En el alma me han dolido
Suspiros y frases de amor
A mi memoria han venido
Añoranzas de un corazón
Que al verte hoy he sentido

La nieve la lluvia y el sol
Tu madera han corroído
Mas no han podido borrar
Los amores que has vivido
Amores de amantes que ayer
Compartían sus besos contigo
Y hoy entre la hojarasca
Están como tú escondidos

La nostalgia junto a ti
Mis pasos ha encaminado
Y mi cuerpo ya cansado
Quiere reposar contigo
Soñando con un pasado
Que a tu lado he revivido
Un pasado que es historia
Y ya quedó en el olvido

PENSAMIENTOS



Pensamientos que de la mente
Escapáis atropellados
Y en huida delirante
Entre sombras quedáis atrapados
Queréis despertar recuerdos
Y baldías esperanzas
Haciendo que el corazón
Dolorido de nostalgia
Se pierda entre fantasías
Que habitan dentro del alma

Os maquilláis de ilusiones
Y viajáis con el viento al alba
Pero la noche os persigue
Y vestida de negros presagios
Os roba de nuevo la calma

Salir de ese laberinto
De sueños arrinconados
Que se aferran obstinados
Desfigurando el presente
Con fantasmas del pasado

Pensamientos que de la mente
Escapáis atropellados
Y os enfrentáis a la muerte
Arrastrando enajenados
Lacerante y pesado yugo
Sin querer ver que vosotros
Sois vuestro propio verdugo





23 ago. 2009

EL BARQUITO DE PAPEL

-----Poema para niños-----

Un barco va navegando
Un barquito de papel
Por la la orillita del río
Navega sin timonel

Un niño lo están mirando
Lo mira sin comprender
Por qué el barquito navega
Si no lleva timonel

Espera barquito espera
Deja ya de navegar
Pues seguro que te pierdes
Cuando llegues a la mar

El barquito ya se aleja
El niño corre tras él
Y entre lágrimas le grita
No te vayas….quédate
Quiero navegar contigo
Y juntos el mar recorrer
Yo seré tu timonel
Y tu serás mi barquito
Mi barquito de papel

17 ago. 2009

LA TIERRA (Sonetillo con estrambote)


----sonetillo con estrambote----

La tierra es un globo alado
Que flota en el firmamento
Y tal vez en un momento
Reviente por algún lado

El hombre es niño pequeño
Que lo que quiere no sabe
Y en su cabeza no cabe
No ser de la tierra el dueño

Algún día cuando crezca
Verá lo que ha conseguido
Y será cuando aborrezca

A quien se lo ha permitido
Y cuando el sol se oscurezca
Sollozará arrepentido

Mas todo estará perdido
A oscuras y desbastada
Ya la tierra será nada

 

LA RATA DE LA REGENTE


-----Espinela o décima-----

La historia de la regente
Fíjense si tiene guasa
Que saliendo de su casa
Se fue a topar de repente
Con una rata indecente
Y la regente asustada
Le pegó una tal patada
Que dejo a la susodicha
Lo mismo que una salchicha
Contra una fuente estampada

De la regente esta gesta
Quiso el pueblo celebrarla
Y con honores nombrarla
Reina no más de la fiesta
Coronándole la testa
Y un epitafio en la fuente
De ese asombroso incidente
Para que nadie olvidara
Y siempre se recordara
La rata de la regente


13 ago. 2009

EL CAMPO

-----Poema para niños-----

Por el camino empolvado
Va caminando un ciempiés
Con dos patitas de palo
Y en las otras noventa y ocho
Zapatitos de crochet

Entre piedras y matojos
Un lagarto de ojos verdes
Se desliza perezoso
Y muy educado y cortes
Ha saludado al ciempiés
Moviendo la colita airoso

Bajo una rama cobriza
Una araña muy peluda
Está tejiendo sin prisa
Una suave cobertura
Que servirá de refugio
A moscas de gran altura

De una pequeña rendija
Sale una lagartija
Va en busca del ciempiés
Que se ha citado con ella
Bajo un pequeño ciprés

Una salamandra vieja
Esta regañando enojada
A una rana muy traviesa
Que de una charca cercana
Ha saltado alborotada
Y le ha mojado la cabeza

Por el aire un abejorro
Zumbando alegre se acerca
Despertando a una mariquita
Que esta durmiendo la siesta

Un encopetado grillo
Está tocando el violin
Un saltamontes de un brinco
Se ha sentado en el atril
Y atento queda escuchando
Al grillo, que muy gentil
Una canción ha brindado
A su amigo el saltarín

El sol ha guardado sus rayos
Y se dispone a marchar
Una estrella despistada
Ya está empezando a brillar
Y la luna de plata bordada
A lo lejos se ve llegar

La noche se acerca solemne
Agitando su negro manto
Y en el aire parpadean
Los sonidos y los cantos

Ya las sombras se han vestido
Con su silencio y su encanto
Desfallecen los sentidos
Cubriendo de sopor el campo
Las guaridas y los nidos
Al letargo han sucumbido
Y esperando a la alborada
Todo ha quedado dormido


11 ago. 2009

VENGO



Vengo del silencio que habita
En las almas derrumbadas
De llantos que se marchitan
Desprovistos de lágrimas.

Vengo de las ausencias
Que desenhebran rencores
De los rostros que reflejan
Los ultimos resplandores
De gestos endurecidos
Por fracturados amores

Vengo de lo intangible
De los colores perdidos
En eternos imposibles
De imaginarios absurdos
Y de sueños invisibles

Vengo de la injusticia
De la invencible codicia
Vengo de cualquier parte
Batallando contra el miedo
Y lucho sin estandarte
Y no se si voy o vengo

27 jul. 2009

AMOR ADOLESCENTE


Con la carita encendida
Y los ojos entornados
Queda la niña esperando
Las caricias de su amado
Bajo la pícara luna
Que sonríe con ternura
A los dos enamorados

Con su manto de misterio
La noche se contonea
Y allá junto a las estrellas
De la niña los suspiros
Flotando en el aire quedan

Sin saber nada de amores
La niña de amor suspira
Ayer jugaba entre flores
Y hoy sus ojos ya miran
Otra luz en los albores

Luce resplandeciente
La sonrisa de sus labios
Que temerosos anhelan
El contacto de otros labios
Y una incipiente pasión
Va naciendo lentamente
Llevando hasta el corazón
El deseo arrollador
De su cuerpo adolescente

Con la carita encendida
Y los ojos entornados
Turbada la niña tiembla
En los brazos de su amado

13 jul. 2009

MI ABUELA - SIEMPRE EN MI CORAZÓN


Parece que la estoy viendo, con su pañuelo negro cubriendo parte de una gran mata de cabello blanco como la nieve, su bata de percal a topos negros y blancos y un brillante delantal igualmente negro, caminando con paso rápido por una larga y algo pendiente carretera, tirando de una especie de patinete cuadrado, llamado “goitibera” sobre el que iba un cesto repleto de verduras y frutas, que todos los días recogía de una huerta de su propiedad, cercana a la casa y que ella sola se encargaba de cuidar.Tendría por aquel entonces no más de 60 años, pero aparentaba muchos más, aunque solo externamente, pues tenía la fuerza y la vitalidad de una mujer más joven. Había parido 11 hijos, de los que uno había muerto a la edad de 2 años y el resto se habían criados sanos y rollizos, a pesar de la penuria en que habían vivido.
Su marido, mi abuelo, zapatero remendón, se encargaba, además de a su oficio, de llevar las vacas que tenían a pastar y de segar la hierba, alimento para éstas en la época de invierno cuando no podían salir al campo. El cuidado de los hijos, como de la casa y la huerta, era todo a cargo de mi abuela, que además siempre estaba ocupada haciendo unas veces mermelada, con la fruta que recogían, y otras una especie de pan llamado “talo” que hacía con harina de maíz que previamente había molido. Con todo eso, mas el dinero del arreglo del calzado y de la leche que vendían, la huerta, los árboles frutales, algunas gallinas y un cerdo que solían matar todos los años, iban viviendo y al menos alimento no les faltaba.

Así fueron pasando los años, años malos y años menos malos, con un incendio que les dejo sin casa, con una guerra por medio, y los hijos que poco a poco se fueron independizando y formando su propio hogar. Cada hijo se busco la vida como pudo y como suele ocurrir cuando no hay recursos y las cosas no son fáciles, se agudiza el ingenio y cada hijo lucho por labrarse un porvenir y lo consiguió, con lo cual la vida de mis abuelos pasó a ser más cómoda y con menos penurias.

Mi madre era la segunda de los once hijos y yo fui la primera nieta de una larga lista de nietos. Por ser la primera, siempre fui la favorita de mi abuela, aunque quizá no fue esa la única razón sino que además, el hecho de que los primeros años de mi infancia los pasara con ella en el pueblo, hizo que, aunque quería mucho a todos sus nietos, tuviera una especial predilección por mi y yo me sintiera muy unida a ella, tanto así, que aquella época de mi vida me marcó y hoy día, a pesar del tiempo transcurrido, sigo unida a los recuerdos y las vivencias de aquellos hermosos años, al lado de mi abuela.


En verano, durante las vacaciones, me gustaba mucho ir con mi abuela a la huerta y ayudarla en la recogida de frutas y verduras. Solíamos salir muy temprano, cuando el sol aún estaba flojo y pasábamos la mañana en la huerta. Mi abuela, con ramas y tablas, había hecho una especie de cobijo, para protegernos del sol y la lluvia y solíamos refugiarnos allí a descansar un rato mientras comíamos alguna fruta de la misma huerta. A veces llevaba la comida y pasábamos allí todo el día y cuando ya el sol caía volvíamos a la casa con el cesto repleto. En esta época, ya mis abuelos vivían solo con dos hijas (mis tías) que además de aportar un dinero pues trabajaban de peluqueras, eran ellas las encargadas de llevar la casa, lo que le daba a mi abuela un respiro y además podía emplear su tiempo en lo que le gustaba, la huerta, pero ya como afición no como obligación.

Tengo un recuerdo entrañable de aquella época y podría seguir contando muchas cosas más, pero entiendo que me extendería demasiado y también entiendo que este relato no es nada extraordinario, es un relato más, como habrá tantos, pero para mi es algo que llevo muy dentro, por una parte porque quería mucho a mi abuela, había una conexión muy especial ente las dos y escribir estas líneas sobre ella me resulta muy gratificante y por otra parte porque, de esta forma, es como si le hiciera un pequeño homenaje, que creo además merecido, pues fue una mujer, como tantas que hay ignoradas, que solo se dedicó a trabajar y cuidar de sus hijos, sin pensar para nada en ella. Supongo tendría sueños y deseos, como todo el mundo, pero renuncio a ellos por su familia y su única diversión eran las partidas de cartas por las noches, en el invierno, al calor de los fogones o las charlas en las noches del verano, sentada en el banco de piedra de la entrada.

Esa fue toda su vida, pero estoy segura que fue feliz, era una mujer alegre y entusiasta y muy amante de los suyos. Murió con 73 años, hoy día joven aún, pero dejó su semilla que creció y floreció y su recuerdo perdurará siempre en el corazón de todos los que existimos gracias a que ella existió.

Siempre en mi corazón abuelita


2 jul. 2009

ANIMALES AL PODER



Este mundo D. Manuel
Ya no es el mundo que era
Ahora está patas arriba
Es un mundo del revés
Pues antes mandaban los hombres
Y ahora son los animales
Los que tienen el poder
Entre vacas, pollos y cerdos
Nos traen a mal traer

Primero fueron las vacas
Se volvieron majaretas
Y no vea Vd. Dn. Manuel
Lo que hicieron padecer
Con su mala jugarreta
Pues nadie podía comer
Sus riquísimas chuletas

Luego les toco a los pollos
Que enfermos de gripe aviar
Nos volvieron a jo…robar
Y nada de carne ni huevos
Ni siquiera un consomé
El riesgo de una pandemia
Nos hacía estremecer

Por fin parecía que todo
Volvía de nuevo a su ser
Pero mire Vd. por donde
En jaque otra vez D. Manuel
Otra peligrosa gripe
Volvemos a padecer

Ahora la de los gorrinos
Y aunque el jamón, todavía
No es prohibitivo comer
Hay que llevar mascarilla
Y rezar para que el cerdo
No nos fulmine esta vez

Recemos pues D. Manuel
Para que acabe esta racha
Pues animales en armas
Y dueños ya del poder
No va a quedar de nosotros
Ni una fibra del corsé

29 jun. 2009

FASCINACIÓN


Aún están dormidas las campanas
El tenue sol del otoño se desliza
Entre las desnudas ramas
Que onduladas por la brisa
Se inclinan saludando a la mañana

La bruma indecisa se levanta
Y lánguidas las sombras se retiran
Despojando de sus velos a la umbría
Que escondida en la hondonada aguarda
El abrazo fresco del nuevo día

Cual guirnaldas mecidas por el viento
Rumores con capiteles dorados
Ponen mágico y seductor acento
A silencios coronados
De inflamados sentimientos

Cubierta por los acordes del sol
El alma en la quietud se recrea
Un perfume embriaga el corazón
Que a los ensueños se entrega
Perdiéndose por estelas
De mágica fascinación


28 jun. 2009

AQUELLA TARDE



Aquella tarde de otoño
Cuando los mirlos cantaban
Y las nubes en el cielo
Guirnaldas de oro pintaban
Nuestros cuerpos se enredaron
Entre aureolas de plata

Tú soñabas en silencio
Yo en tus ojos me miraba
Con murmullos de misterio
El viento nos arrullaba

Entre cascadas de estrellas
Lenta la noche caía
El fulgor de una centella
Puso en mi rostro la huella
De una lágrima perdida
Que entre tus labios moría

El pecho liberó un suspiro
Colmando de nostalgia el aire
Y en deslumbrante delirio
Nuestros cuerpos se fundieron
Entre rosas de fuego y sangre

Aquella tarde de otoño
Cuando los mirlos cantaban
Ungimos de amor nuestros cuerpos
Bajo las nubes doradas


VIEJO MARINERO



El viento es húmedo y frío
Envuelto en aroma de sal
El cielo yace sombrío
Desfallece la luz cenital
Sobre un mar descolorido

Las olas vomitando arena
Se baten contra las peñas
Las gaviotas en cadena
Vuelan sobre las traineras
Que con sus hinchadas velas
Se deslizan suavemente
Dejando surcos y estelas

Entre las peñas y riscos
Y luchando contra el viento
Con esfuerzo y sin aliento
Un hombre viejo camina
Que por su porte aguerrido
Hombre de mar se adivina

Parado frente a la mar
Queda el viejo ensimismado
Quien sabe cuantos recuerdos
En el alma llevará guardados
Cuantos amores soñados
Por los mares habrán quedado

La espuma de las olas le saluda
Llegando risueña hasta sus pies
El contacto del húmedo abrazo
Hace al viejo estremecer

Ya se desmaya la tarde
Y la noche se aproxima
Cubriendo de negro la mar
El viejo en silencio suspira
Y muy lentamente se va
Con la nostalgia en los ojos
La luna le ve marchar
Ojos cansados que un día
Le robaron su color al mar




23 jun. 2009

POR QUÉ ME CASTIGAS


Por qué Señor me castigas
Y descargas implacable
Contra mi tu santa ira
Si Tú me has hecho tal cual
Imperfecta y aturdida
Y voy caminando perdida
Buscando la claridad

Quiero ignorar sinsabores
Y encontrar por fin la paz
Pero angustias y temores
Me llevan con mis errores
Hacia un incierto final

Por qué Señor me castigas
Y el corazón me fustigas
Si de tu mano he salido
Y aunque no te lo he pedido
Se que a mi lado vas
Enseñándome el camino
Que me lleve a la verdad
Pero mis muchos errores
Han ahogado los albores
Dejándome en la oscuridad
Y aumentando mis temores
Voy a ciegas caminando
Sin acertar a llegar

Por qué enojado me miras
Y me niegas tu bondad
Por qué si me ves perdida
Con el alma dolorida
No me devuelves la paz

Por qué hoy de mi te olvidas
Ignorando mi dolor
Por qué Señor me castigas
Si eres Tú mi creador

LA NIÑA DE LOS LUCEROS

Por la vereda de río
Cantando baja
La niña de los luceros
Así la llaman

Tiene la niña
Unos ojos negros
Con luceritos de plata
Y cuando mira……
Ay…. cuando mira
Son una noche
De luna clara
Y hasta el aire suspira
Cuando ella pasa

Un manojito
De hierba buena
Entre sus rizos
La niña lleva
Ay quien pudiera
Ser manojito
Que en tu cabello
Prendido fuera
Dicen los mozos
Cuando ella llega

Tiene la niña
Unos ojos bellos
Ojos que brillan
Como luceros
Y cuando mira….
Ay… cuando mira
Son dos estrellas
Allá en el cielo

18 jun. 2009

SOÑABA - Soneto

------Soneto------

Soñaba que era un pez para el anzuelo
Tratando de escapar de mi destino
Soñaba que era un pájaro cretino
Herido y sin poder alzar el vuelo

Soñaba que era un barco desguazado
Agónico en el cauce de algún río
Soñaba que era un grito en desvarío
Perdido en un sollozo amordazado

Oh sueño que te acercas sin recato
Haciendo de mi mente un prisionero
Yo busco en tus delirios un conato

Que alivie mi reposo lastimero
Llevándome al descanso de inmediato
En brazos de algún sueño placentero

7 jun. 2009

Y SE HIZO JUSTICIA



Allí seguía
Atrapada en sentimientos
Confusos e irracionales
Agotando los suspiros
Y ocultando las señales
Que en las luces matinales
Delataban su martirio

Ignorando adversidades
Se refugiaba en los sueños
Pero amargas realidades
De miedos y soledades
La llevaban por los duelos
De profundos abismales

Habían matado su ser
Sometiendo sus derechos
Y su sentir de mujer
Bajo el tirano poder
Se retorcía maltrecho

Una cólera infinita
Se iba instalando en su alma
Y cual plaga de termitas
Devorando los cimientos
Que sostenían su calma

Un relámpago de luz
Iluminó su mirada
Y una sonrisa turbada
De dolorosa templanza
Dejo prendido en el aire
Un atisbo de esperanza

Se propuso recuperar
El orgullo que había perdido
Y encontrar la dignidad
Que en el miedo se había escondido

Y la esposa maltratada
Recobró su confianza
Se convirtió en justiciera
Y en paladín de su causa
Y con cautela estudiada
Y frialdad calculada
Planificó su venganza

Y una tarde de domingo
Con una copa de vino
Al estilo Lucrecia de Borgia
Puso fin a su martirio
Terminando para siempre
Con el hombre malnacido
Enviando a los infiernos
A su aberrante marido




EL LIBRO



En un rincón del desván
Sobre una mesa mugrosa
Un libro descolorido
Junto al silencio reposa

Un día al mundo llegó
De la mano del poeta
Se alimentó de emociones
Y con el alma repleta
De sueños y de ilusiones
Creció entre los anhelos
De ardorosos corazones

Años de gloria cubrieron
Sus paseos por el mundo
Vistiendo de magia y color
Sentimientos taciturnos
Y llenando los vacíos
De los amores perdidos
Por los caminos sin rumbo

Viejo y apolillado
Y de todos olvidado
Hoy es un libro sin dueño
En un desván empolvado
Han enterrado sus sueños
Y con ellos al poeta
Que junto a él los soñó
Y con ellos al poeta
Que entre sus hojas prendido
El corazón se dejó

6 jun. 2009

RONQUIDOS


En noches de insomnio amenizadas
Con rugidos que parecen escapar
De cavernas por gorilas habitadas
Peleando por la hembra a quien montar
Me afano en chasquear y dar patadas
Intentando los rugidos acallar

Juro, rejuro y suplico a las hadas
Que se apiaden y me vengan a ayudar
Mas fantasmas alevosos me acometen
Y me ofrecen una soga para ahorcar
Al gorila que en mi sueño se entromete
Impidiendo que yo pueda descansar

Tiemblan mesas, puertas y ventanas
Pareciendo que la casa va a explotar
Y queriendo escapar de mis insanas
Y arrebatadas ansias de matar
Cojo la manta y la almohada
Y cual dragón echando llamaradas
Me largo a otro cuarto a descansar



3 jun. 2009

EL CAMINO


Hoy pasé por el camino
Que llega hasta el encinar
Unos chopos retorcidos
Por la vereda esparcidos
Parecían querer cobijar
A unos bancos medio hundidos
En los que un día cupido
Quiso sus flechas dejar

Ponía el sol transparencias
Que las sombras adornaban
A los lejos las campanas
Con su magistral cadencia
Traían hasta el corazón
La mágica evocación
De una dulce adolescencia

El viento quiso abrazar
El sonar de las campanas
Que con furia repicaban
Llamando al pueblo a rezar
Ya las luces pestañeaban
Disponiéndose a alumbrar
Perdiéndose en la penumbra
Nostalgias iluminadas
Por la luz crepuscular

Hoy pasé por el camino
Que llega hasta el encinar
Y el corazón encendido
Dejó los sueños volar
Que entre aromas y sonidos
Envolvieron los sentidos
Con sutil sensualidad

Hoy pasé por el camino
Que llega hasta el encinar

EL NIÑO CHICO



Nadie lo dijo, nadie lo hablaba
El niño chico, nunca lloraba
El niño chico solo miraba
Con sus ojitos de luz velada,
A un cielo claro
Que sus ojitos no divisaban

Todos callaban, todos sabían
El niño chico, nunca reía
El niño chico solo miraba
Con sus ojitos de luz velada
El rostro amado que no veía
Y que del llanto se estremecía
El rostro triste que suspiraba
Y entre lágrimas calladas
Con ternura le contemplaba

Todos rezaban, todos penaban
El niño chico ya no miraba
Pues sus ojitos de luz velada
Hoy para siempre ya se cerraban
Y junto a flores y entre plegarias
El niño chico ya descansaba

Y las campanas, allá en el cielo
Con alegría se volteaban
Por ese nuevo angelito
Que a las estrellas volaba
Y en el coro de los querubes
Muy bellas nanas ya se ensayaban
Y una cunita de nubes
Al niño chico le preparaban

1 jun. 2009

BAJO LA LUNA


Bajo la luna argentada
Todo ha quedado en silencio
El niño sonríe en la cuna
La madre con amor lo arrulla
Mira el hombre suspirando
Con la ternura en el alma
A la mujer que a su lado
Plácidamente descansa

El viento llega furtivo
Acariciando la noche
Poniendo junto al olvido
De los amores el broche

El jardin esta tranquilo
La fuente ya se ha callado
Y los grillos se han dormido
Solo rompe el silencio
Un perro negro y esquivo
Que escondido entre las sombras
Al viento lanza un ladrido

Calla la noche y con ella
Callan todos los sentidos
Un apagado lamento
En el aire se ha perdido